Twitter ya tiene 200 millones de usuarios.

Las redes sociales están de moda y permiten estar en contacto con todo el mundo, enterarte de la vida privada de tu familia, vecinos y gente a la que jamás en tu vida conocerás en persona.

De la más atrayentes se pueden destacar dos: Facebook (en la que en mi caso hice una cuenta para estar en contacto con mi hermano) y Twitter (donde me inicié hace un par de meses y que sólo uso para leer actualizaciones de periodistas y gente relacionada con temas específicos).

La última red social que ha tenido una explosión gigantesca, pero esperada, es Google +, la que viene a competir directamente con Facebook y que ha obligado a esta última a hacer cambios visuales y mejoras en sus aplicaciones para no quedarse atrás, porque el gigante de los buscadores ya cuenta con más de 20 millones de usuarios, y eso que aún está solo en periodo de prueba y sólo se puede acceder a ella mediante una invitación.

Leía hoy en la prensa que Twitter acaba de superar los 200 millones de usuarios, aunque sólo la mitad de ellos la usa activamente, es decir, postea y actualiza periódicamente su estado o comenta los de otras personas. No generan conversaciones propias ni se expresan a favor o en contra de los temas más comentados por otros (como en mi caso).

Me pasa que Twitter me causa cierta desconfianza, y es que mucha de la gente que opina lo hace sin informarse antes o se limitan a copiar y pegar lo que el resto ha publicado, sin saber si la fuente directa de la información es confiable. Por otro lado, están los extremistas, los que por sus propias convicciones comentan cualquier cosa, sin argumentar y con una visión parcial que va de la mano de sus creencias religiosas o políticas.

200 millones de personas es mucha gente, demasiada que tiene acceso a opinar y a informarse de manera instantánea como nunca antes fue posible, pero ¿Cuánta de esas personas son un aporte en cuanto a nivel de credibilidad y objetividad se trata? ¿Es bueno fiarse tanto de lo que dice cualquier usuario en la red?

… y de la ortografía, ¡ni hablar!

7 comentarios:

Kampanilla dijo...

Pues yo también tengo una cuenta Twitter, pero no la uso nunca porque no se como funciona, no me aclaro con ella!!
Besitos Vecinito de abajo!!!

Roddo dijo...

Es un lío y requiere que estés todo el día en línea, porque es taaaaanta la información y de taaaaaaanta gente a la vez que te pierdes.

Por ahora sigo prefiriendo Facebook.

Gracias por los besitos, vecina de arriba! ;-)

Kampanilla dijo...

Yo también prefiero el Facebook, es lo mejor que han inventado hasta la fecha!!Estoy contigo Vecino!!!! jajajaja.Besitos besitos

genestel dijo...

No me gusta ninguna, la verdad.
Me parece..., no sé.Abrí una cuenta en facebook por presión de todos los d emi alrededor, pero ni me gusta ni le veo el qué. Cada día entro menos y cada día me molesta más el chafardeo que lleva a cuestas.

Es lo que pienso...

Kampanilla dijo...

Jajajaja ya lo sabia yo!!,pero contra gustos no hay disputas, dice el refrán!!!

Runner dijo...

Las redes sociales son el nuevo periodismo. A nivel usuario me dejan bastante frío. Hay gente que las utiliza para postear cosas "trascendentales" como: "tengo sueño", "metido en la cama", o "buenas noches", y otros que se valen de ellas para cotillear fotos ajenas e información personal de sus 144 mejores amigos. Definitivamente las suspendo, tanto a Facebook como a Twitter, y me estoy pensando seriamente salirme de ellas.

Roddo dijo...

A mi me aburren y la verdad, ni para espiar al resto tengo ganas ni tiempo... y como forma de periodismo, no me parece una buena herramienta, porque la información en los dedos de gente que escribe mal y de manera parcial se convierte en un arma de doble filo.

 

© Copyright ¿Quién me escondió los zapatos? . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates