¡Feliz Navidad!

Entre tanto regalo, ir y venir de gente peleándose por las últimas unidades de aquél artículo que no se necesita pero se quiere, se me hace difícil creer que este país haya tenido recientemente un terremoto y un tsunami, así como mirando las noticias se me hace impensable que el mundo haya sufrido una crisis económica.

Ayer, 24 de diciembre, salí al centro de mi pueblo por algunas cosas que faltaban para preparar la súper cena de navidad de este año, la que quería que fuera muy especial, en atención a las circunstancias especiales que nos han ocurrido a mi mami y a mí este 2010.

En el camino, no pude dejar de notar la cantidad de movimiento extra en las calles. Tiendas colapsadas de personas apuradas, llenas de bolsas con regalos y comida, estresadas porque media noche se venía encima y aún no tenían todos los detalles cubiertos.

Pensé en la cantidad de dinero que invierten las familias promedios para dar a sus hijos el videojuego de moda, conseguir el televisor plasma para la casa, comprar la comida y bebida para atender a las visitas y entonces, no pude dejar de sonreír, porque mientras todos corrían, yo iba tranquilamente caminando por la sombra para esquivar el calor, escuchando música en mi MP4 y con tiempo suficiente para comenzar a cocinar.

Un pequeño árbol con luces y adornos puesto en algún lugar de la casa, en compañía de mi mami, mirando la programación especial de los canales de televisión y una comida sin grandes lujos, pero hecha con mucho cariño, es lo habitual de mis navidades. Luego, algunos llamados desde y hacia casa de familiares y amigos, para finalmente abrir algún regalo, que quizás no tiene un gran valor económico ni es el último grito de la moda, pero que ha sido elegido con cuidado y dedicación.

Tranquilos, riendo y tomándonos algunas fotografías, cenamos, hablamos de las ciruelas que ya están maduras en el patio de nuestra casa, del calor que ya se deja sentir durante el día, de las flores tan económicas que compró ella en la feria libre del pueblo, así tan relajados como si nada tuviera más importancia en el mundo ni pendientes del reloj.

Hicimos un salud, por la navidad, por estar juntos, sanos y porque la próxima navidad podamos compartirla en nuestra nueva casa. ¿No debería ser esto el verdadero espíritu de la navidad?

Para todos quienes pasan por aquí, espero que hayan tenido una noche buena tan agradable como la mía y que los regalos, por maravillosos que hayan sido, no opacaran la alegría de compartir la mesa con quienes tanto quieren en esta noche tan especial.

¡Feliz Navidad – Bon Nadal – Merry Christmas – Joyeux Noël – Frohe Weihnachten!

P.S.
En la foto, mi árbol de navidad, hecho sólo un par de horas antes de medianoche con adornos comprados a última hora, ya que los que tenía aún están embalados en una caja desde el terremoto y que jamás encontré.

5 comentarios:

Runner dijo...

Feliz Navidad Roddo, para ti y para los tuyos. Lamentablemente, hay gente que todavía confunde espíritu navideño con consumismo feroz. Que les den.

P.D.: Genial tu speech en la radio :-)

genestel dijo...

... uuummmmmm, pocas palabras s epueden añadir antes semejantes palabras que nos has dedicado, a todos y a todas, en la radio del blog...

Nunca podré agradecer a la vida que me haya cruzado en tu camino, porque ESTO es le verdadero significado de la amistad: no importan distancias kilométricas, no importan terremotos, tsunamis o volcanes, no importan los pensamientos de los demás, no importan las palabras mal sonantes o las estupideces que puedan decir por ahí... tan sólo importamos tú yo y lo que nos significamos.

Echo la vista atrás... y recuerdo el día que me topé contigo y... y hasta dónde hemos llegado ahora. Impresionante.

Podremos enfadarnos, podremos no estar de acuerdo, podremos mandarnos al cuerno... pero nunca podremos esconder lo que nuestros corazones guardan, sienten, lo que esta amistad nos une y ha logrado un hecho bien simple pero muy grande e importante: querernos.

Puede que peque de cursi, pero... ¿sabes...?, me importa un pimiento porque es lo que siento y quiero que los epas y quiero que lo sepan porque no tenemos la suerte de poder vernos cuando queremos, porque esta amistad es difícil de llevar por la distancia, pero imperdible, inacabable, inagotable, verdadera y única.

ha sido un año angosto y terrible, un año tremendo cargadito de problemas, un año en el que creí que habías muerto... porque cuando escuchamos la noticia del terremoto en Chile, frenamos el coche en una cuneta y nos asustamos cómo pocas veces nos ha pasado; no sabíamos nada de ti y de las personas que te rodean allí... Por fortuna, no ocurrió.

Gracias a ti por tu paciencia infinita y aguamtar mis pena sy quejas cada vez que hablamos, gracias a ti por dejarme compartir, gracias por estar siempre ahí, a mi lado, por estar en mis pensamientos, en mi mente, en mi vida, en mi alma y en mi corazón.

Y es que las almas gemelas... terminan por encontrarse.

T'estimo molt, amic meu. Molt.

^^

Roddo dijo...

Runner: Los que disfrutan sólo con dar y recibir regalos, ya tienen lo que merecen.

Con respecto al "speech", aunque me cuesta mucho hablar tan abiertamente, creo que ha quedado bien, básicamente porque cada palabra ha salido espontáneamente.

Genestel: Me acuerdo exactamente el día que hablamos por primera vez, en un muro y con un par de días de diferencia y mira donde hemos llegado!

Nuevamente, gracias... tú no tienes que agregar nada! ;-)

Angela Berrios dijo...

Feliz navidad! Aunque para algunas personas es feliz Vanidad! hay mucha diferencia entre una y otra. La raza es la mala.

Saludos ^^

Roddo dijo...

La raza es la mala... Esa es una de mis frases favoritas! Jejeje.

Lo mejor de Navidad es que se celebra sólo una vez al año! ;-)

Abrazos y bienvenida al blog, Ángela!

 

© Copyright ¿Quién me escondió los zapatos? . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates