La confianza traicionada.

Si alguien me humillara, mi odio no tendría compasión. Movería cielo y tierra por ver a esa persona sumida en la más terrible de las miserias, porque puedo ser rencoroso y orgulloso si me lo propongo. Me aseguraría de arrinconarla contra una pared y herirla de muerte una y otra vez con cada cosa horrible que conocí de ella. Sin remordimiento alguno, le lanzaría a la cara sus vergonsozas verdades.

Si alguien traicionara mi confianza, despreciaría a esa persona por el resto de mi vida. Me aseguraría de que todo el mundo se enterara la clase de carroña que es. Conseguiría dejarla sumida en la más absoluta soledad, sin amigos y con los ojos de todos puestos sobre su triste realidad, hablando a sus espaldas y despreciándola por lo miserable de su actuar... y Dios sabe que más de alguna vez lo he hecho.

Si alguien se atreviera a romper el corazón de uno de los míos, soplaría con fuerza las brasas del mismo infierno si me fuera posible, para lanzarla sobre el fuego y ver como se retuerce de dolor. No descansaría hasta ver a esa maldita persona hecha trisas en el suelo y, si logra ponerse en pie, volvería a hacerla caer cuantas veces pudiera, porque aunque tengo mis cosas buenas, soy de lo peor cuando siento que me han pasado por encima sin miramientos y sin razón alguna… o se lo hacen a los que quiero.

Pero tú, eres completamente distinto, infinitamente mejor ser humano que yo. Incapaz de pensar siquiera en semejantes atrocidades por venganza o resentimiento.

Tienes la capacidad de perdonar y el don de ser paciente, porque eres generoso, fuerte y no te dejas vencer tan fácilmente. Sufres, pero sigues adelante las veces que sea necesario hasta reconstruirte y lograr sonreír nuevamente.

La confianza traicionada debe ser de las sensaciones más dolorosas en el alma humana, pero el cariño de los que siempre están contigo puede servir para reconfortarte, aunque sea un poco, en esos momentos difíciles.

Entérate que eres alguien increíble, que me siento infinitamente orgulloso de ti y que estoy seguro que una decepción no va a lograr hundirte. Entérate que te quiero y que siempre querré lo mejor para ti.

(Este post está dedicado para dos de las más grandes personas con las que he tenido la suerte de contar en mi vida, que hoy están deshechas, pero que se podrán salir adelante).

6 comentarios:

Sólo Adán dijo...

Waa...
que fuerte!
Mejor ni meterse contigo jajaja...xD!
Pero náh!, muchas veces me ha pasado que han traicionado mi confianza, a pesar de que me lo haya merecido o no, de personas que uno jamás se lo pensaba, porque son tu propia sangre incluso. Pero de tantas desilusiones lo mejor es confiar en la "justicia divina" como decía Don Julio Martínez. Uno se intoxica si piensa en venganza, con "soplar las brazas del infierno" no se gana nada. En fin, creo que es un tema que personalmente tendría mucho que aportar porque he vivido las dos caras de la moneda, he sido el vengador despiadado y el paciente humilde. El traicionado y el traidor. Pero con el pasar de los años, he podido darme cuenta que la paz interior y el desarrollo de conciencia, es mucho más importante que estar rodeado de personas "humanas" que por naturaleza están predispuestas a nuestras decepciones. Lo mejor es no esperar nunca nada de nadie, y confiar que todas las cosas, ya sea por Karma, equilibrio natural, el cosmos y hasta la justicia divina siempre se encarga de cobrar, hasta en el último minuto de nuestras vidas. Debemos desarrollar en nuestros espíritus esa capacidad de arrepentimiento, reconocimiento, perdón y olvido. Por que nadie esta libre de caer en eso, y todos cometemos errores. Espero que esas personas a las cuales les dedicas estas palabras puedan salir lo más pronto posible de este desagradable estado, confiando en lo bueno que ellos poseen.

Roddo dijo...

Hubo un tiempo, hace años, en que hubiera sido capaz de hacer todo eso, pero ahora el texto es sólo una manera de plantear la situación, no es literal, obviamente.

Yo también espero que estas personas tan importantes para mí salgan adelante pronto... confío plenamente en ello.

Abrazos, Sólo Adán.

genestel dijo...

¡Qué bonito lo que has escrito, Roddo!

Tal y como estoy en estos momentos, has logrado emocionar a mi corazón...!

Creo que guardar rencor no es nada bueno... creo que el buscar venganza no es nada bueno... creo que hay que perdonar y olvidar, y si esa -o esas- persona ya no merecen de uno, hay que desearles buena suerte en la vida y que sigan su camino y tú el tuyo.

Hace muchos años, alguien quiso destruirme y casi lo logró. Mi venganza fue tremenda y esa persona acabó sola y amargada tirada en el fango... Fue difícil y complicado, tardé más de un año, pero pude con ella y con su maldad.

Pero cuando lo logre, cuando la aparté de un zarpazo... no me sentí bien, nada bien. Y me prometí a mi mismo no volver a hacerlo jamás. Y así lo he hecho. Y así lo haré.

Una d elas personas más importantes de mi vida... ha traicionado mi confianza, mi respeto, mi lealtad... y me ha afectado tanto que aún me pongo enfermo al pensarlo. Son muchas noches sin dormir, muchas noches de intenatr entender sus motivos tan bajos y ruínes, pero no hay explicación alguna. Prefiero pensar que por su situación personal, no piensa con claridad. Y si él no quiere arreglarlo, será su opción (cosa que a mi no me ha dado) y le desearé lo más bonito en la vida, aunque sé que siempre le extrañaré y que siempre me dolerá no tenerlo a mi lado... pero así parece que lo está decidiendo.

Y no por ello desbordaré mi fatal furia que puede ser terrible, dura y maligna porque con ello... no ganaría nada, tan sólo ponerme enfermo por fuera y por dentro.

Ya no me quedan fuerzas para luchar, a estas alturas de mi vida aún me sorprende que las personas me falten el respeto de semejante manera y me traicionen por nada.... parece que la amistad ya no sirva apra nada.

Pero sigo pensando y creyendo que lo que has escrito... es hermoso, duro pero hermoso. Sobre todo para quien vaya dirigido.

Un beso grande.

Roddo dijo...

Estoy seguro que a quienes va dirigido todo esto, lo han entendido y saben que ha sido escrito para ellos. Sólo espero que sirva de algo lo que he puesto aquí para animarles, aunque sea un poquito.

Abrazos, Gene!

genestel dijo...

...seguro que si...

Runner dijo...

¡Felices fiestas, Roddo! Precisamente yo también me he sentido humillado y traicionado estos días, pero por gente que aunque pueda hacerme daño por su posición, no es importante para mí. En fin, ahora trato de convertir estos sentimientos de enfado y decepción en algo positivo, en una reafirmación de mí mismo y un aprendizaje para no volver a verme en la misma situación de nuevo. Tras La Pastilla Roja, ahora estoy en Pan y Circo. ¡Un abrazo desde Murcia (España)!
Runner (ex Ake)

http://panycircoblog.blogspot.com/

 

© Copyright ¿Quién me escondió los zapatos? . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates