Ladrón por poco muere frito.

Un ladrón se salvó de morir quemado en aceite hirviendo al intentar asaltar un restaurante. Timothy Cipriani quiso entrar a robar Paesan's Pizza de New York deslizándose a través del ducto de ventilación. Pero pasó un momento aterrador cuando éste cedió y él quedó colgando sobre una enorme freidora que había estado encendida todo el día. Tras ser arrestado fue liberado bajo una fianza de 20 mil dólares.

La policía lo descubrió por sus propios gritos de desesperación. El oficial Michael Brown explicó que el hombre estaba atrapado y había perdido totalmente el control por el miedo a caer hacia una muerte poco recomendable.

En la foto tomada por la policía el ladrón de 46 años se muestra cubierto de la grasa que sube diariamente de la freidora y que es absorbida por el ducto que ventila la cocina. El hombre, que purgó una condena en 1992, se encontraba en libertad condicional por hurtos anteriores. Ahora debe enfrentar nuevos cargos por conducta criminal, posesión de herramientas destinadas a robo, y destrucción de propiedad privada.

Fuente: http://noticias.latam.msn.com/

Quizás, acompañado de unas papas duquesa no hubiera quedado tan mal.

2 comentarios:

Runner dijo...

Este incidente plantea un interesante debate: ¿Es posible la reinserción de chorizos y demás ladrones? Parece que al final acaban volviendo a las andadas...

Roddo dijo...

Siempre, siempre vuelven a cometer fechorías... al menos por aquí es una realidad concreta, Runner.

 

© Copyright ¿Quién me escondió los zapatos? . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates