Malditos ladrones.

A las 07.30 de la mañana de hoy sonó mi teléfono. Era un compañero de trabajo que llamaba para darme una mala noticia que terminó por despertarme: se habían entrado a mi oficina durante la noche y se robaron 33 computadores portátiles y 3 proyectores de alta definición.

8.30 y ya en mi trabajo, el asombro dio paso a la molestia. Desconocidos, amparados en la oscuridad de la noche, dejaban a muchos niños de un sector rural y de escasos recursos sin sus equipos, que tanta utilidad prestaban y les ayudaban a mejorar sus aprendizajes.

Niños y niñas buscando pistas en el patio del colegio, tratando de ayudar a los detectives de la policía a encontrar rastros que pudieran dar con los malnacidos que habían forzado las puertas y se habían llevado sus equipos… más de 15 millones en pérdidas, los que difícilmente se podrán recuperar en el futuro inmediato, porque no hay recursos municipales para reponerlos.

La delincuencia es pan de cada día en las noticias y asusta tanta violencia e indolencia, especialmente cuando el daño se le hace a gente pobre, que no tiene más opciones de acceder a algo tan vital en la vida moderna como es, para muchos, un simple computador.

Lo que viene es el colapso de la red, choques de horarios, niños trabajando amontonados frente a una pantalla y cambios en los planes de aprendizajes anuales, porque lo que quedó es insuficiente para cubrir tanta demanda de información.

Me tocará ver la forma de que todos puedan continuar aprendiendo, y aunque ya tengo algunas soluciones en mente, sé que no será lo óptimo.

No creo en la rehabilitación de un delincuente. Me molesta cuando las autoridades hablan de “los derechos de los reos” cuando estos no tuvieron ninguna consideración con sus víctimas. Yo soy más radical, quizás desproporcionado, pero creo que si se prueba que alguien es culpable de robo, el mejor castigo es que se le corten las manos… Barato para el estado y el mejor escarmiento para los que acostumbran a creer que la mejor manera de vivir es robando lo que los demás consiguen trabajando honradamente y con esfuerzo.

Malditos ladrones; ¡Que se pudran esos hijos de puta!

5 comentarios:

PT dijo...

:( tío de computación ayudandolo a sentir. NO puede ser dejen a tantos niños sin recursos. A los adultos no nos hacen daño. Siempre nos arreglamos para enseñar, pero los niños aprenden más con los recursos que se ROBARON.

Roddo dijo...

Y de paso, les dicen que no es necesario estudiar ni trabajar... robar es más simple y efectivo.

Runner dijo...

Lo siento mucho, Roddo. Mantén informado de cómo vais recuperando cierta normalidad. Muy apropiado el cambio temporal de nombre de tu blog, y si te sirve de algo yo tampoco creo en la rehabilitación.

Yoselyn Farias dijo...

Siento mucho la situación que los niños de aquel colegio. No sé qué tienen en mente esos mal (/&%#&)&%$#... Espero que al menos encuentren a los culpables para hacerlos pagar..
Últimamente se ha visto mucho que colegios de escasos recursos son víctimas de robos de sus equipos computacionales, me da la impresión que no tienen hijos, porque si fuera así velarían porque ellos contaran con las herramientas necesarias para desarrollarse de una mejor forma..

Y lo de la rehabilitación.. Deberían mandarlos a alcatraz mejor.. u.u

Roddo dijo...

Runner: Lo del cambio de nombre ha salido casi sin pensarlo mientras publicaba la noticia.

Desde el lunes veré que es lo mejor para no dejar a todos fuera de mi sala y con acceso a los equipos que quedaron.

Yoselyn: Si encuentran a los tipejos estos, seguro nuestras increíbles leyes los dejarán en libertad antes del mes... si es que llegan a pasar por la cárcel.

Sobre la rehabilitación, insisto que mi método es más efectivo. ;-)

 

© Copyright ¿Quién me escondió los zapatos? . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates